Facebook Twitter Google +1     Admin

SLAUGHTERHOUSE-FIVE (1972, George Roy Hill). Matadero cinco

20071227041355-slaughterhouse-five.jpg

He de confesar que me he llevado una enorme sorpresa al contemplar SLAUGHTERHOUSE-FIVE (Matadero cinco, 1972. George Roy Hill). Sorpresa en la medida de encontrarnos ante una película perteneciente a un periodo del cine norteamericano en el que buena parte de su producción envejeció de forma muy rápida en función de sus modos y estéticas visuales. Si tenemos en cuenta además la singularidad narrativa del film de Roy Hill, podemos valorar de forma muy especial su –a mi juicio- espléndido resultado. Pero es que además su discurrir posee la extraña virtud de ir remontando unos primeros minutos un tanto morosos y ásperos, creciendo en el interés de su desarrollo de forma paulatina, enganchando finalmente la extraña historia que describe el singular contexto de su personaje protagonista; Billy Pilgrim (Michael Sacks). Se trata de un típico hombre medio norteamericano, que posee la insólita cualidad de trasladarse en el tiempo. La primera secuencia de la película anuncia su propia configuración a partir de una misiva que él mismo escribe a un rotativo. Desde ese momento, se presentarán los distintos escenarios entremezclados que muestran sin solución de continuidad y de forma acronológica, el devenir de Pilgrim en su vivencia como soldado norteamericano en la II Guerra Mundial, viviendo en carne propia el bombardeo aliado en Dresden, su posterior trayectoria vital convirtiéndose en un próspero optometrista típico de la clase media-alta norteamericana, y la extrañísima circunstancia de verse abducido por los invisibles habitantes del planeta Trafalmadero.

Que duda cabe que se trata de un conjunto cuya personalidad procede del material literario de base; la conocida novela del recientemente desaparecido Kurt Vonnegut, Jr. Calificada en su momento de referente coyuntural y más tarde valorada como testimonio de una narrativa literaria satírica representativa de su momento, es innegable que el paso de los años ha favorecido el reconocimiento de la andadura de Vonnegut, varias de cuyas obras han sido trasladadas posteriormente a la pantalla, en líneas generales sin lograr trasplantar ese mundo entre irónico y metafísico, con algunos lejanos ecos kaffkianos y que posteriormente retomarían las trayectorias cinematográficas de realizadores como Terry Gilliam. Quizá resulte pretencioso hablar de algo que no se conoce –aquellos que se molesten en seguirme, saben de mi escasa afición por la literatura-, pero lo cierto es que no se puede negar que nos encontramos ante un referente tan aparentemente complejo como finalmente agradecido, que del mismo modo que se prestaba para un tan brillante como insólito resultado, podía inclinarse ante el más bufonesco de los excesos.

Afortunadamente, no es el caso. El film de Hill está tan definido tanto en su atrevimiento narrativo, como en la medida con que son expuestos sus límites. Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, lo que inicialmente podría caracterizarse como un conjunto bienintencionado pero no demasiado afortunado, va cobrando forma cinematográfica coherente. Esa extraña definición del protagonista, de forma paulatina adquiere lógica en la definición del relato, puesto que la manera con la que son mostrados los caprichosos saltos temporales, alcanzan una cotidianeidad pasmosa, e incluso ese montaje rupturista –que en el fondo no tiene nada de revolucionario, cuando años antes se había llevado a efecto por ejemplo el de TWO FOR THE ROAD (Dos en la carretera, 1967. Stanley Donen)-, resulta fácilmente comprensible, y llega a trasladar a la pantalla una sensación muy difícil de lograr; la de asistir a un relato en el que la lógica del tiempo se encuentre totalmente ausente. Puede ser que este alcance casi metafísico de SLAUGHTERHOUSE-FIVE sea una de sus mejores cualidades.

Pero con ser importante, no es menos cierto que la película destaca en esa sórdida y al mismo tiempo desdramatizada visión satírica del conjunto de lacras de la sociedad norteamericana. Sería bastante prolijo ir enumerando dichas particularidades, aunque estas se manifiestan de forma precisa y al mismo tiempo sin incidir en exceso en su alcance discursivo. Algo que cabría extender a la visión del absurdo de la guerra que plantea, erigiéndose como una mirada realmente disolvente definida en un claro mensaje antibelicista, que no obvia la vergonzante página del bombardeo de Dresden –que el propio Vonnegut vivió en carne propia-, y que adquiere en todo su episodio una reconstrucción definida en su fidelidad y en la pavorosa descripción del bombardeo –la secuencia nocturna del mismo y el descubrimiento de los soldados de la ruina en que se ha convertido la ciudad, se encuentra entre los momentos más admirables del cine norteamericano de los setenta-.

Alternando ese episodio tan influyente en la vida de Pilgrim, podemos contemplar su madurez como padre de familia respetable, su vida de casado con una extravagante mujer, teniendo que soportar a un hijo representativo de la rebeldía juvenil de aquellos años. Todo ello es descrito por un componente satírico francamente muy logrado, que alcanza momentos de verdadera antología en el episodio en el que su esposa corre en el coche que le había regalado Billy, para acudir al hospital en el que se encuentra su marido tras sobrevivir a un accidente de aviación…que finalmente, y tras un rocambolesco y accidentado traslado, muere asfixiada por la inhalación de los gases del propio vehículo. El conjunto de SLAUGHTERHOUSE-FIVE se encuentra trufado de alusiones, anacronismos y punzadas de carácter satírico, y puede decirse que todas ellas funcionan como un perfecto engranaje. De hecho, cabría destacar que en esa complementariedad y deliberada oposición de entornos, lugares y propuestas, el film de Hill adquiere una complejidad que lo eleva, sin lugar a dudas, como el título más valioso en la trayectoria de un realizador que quizá se situaba un peldaño por encima de ser un simple realizador competente, peor que jamás como en este caso, su andadura como hombre de cine alcanzó un nivel tan elevado y comprometido. De hecho, él mismo señaló que nunca se había implicado tanto en ninguna de sus películas, mientras que en un gesto poco habitual de un escritor con respecto a su obra, Vonnegut reconoció que la película había llegado más lejos que su propia novela. En cualquier caso, creo que es fácil destacar el enorme acierto logrado con un conjunto que se prestaba para excesos de toda índole, y que ofrece finalmente una sensación tan iconoclasta, nihilista, satírica, divertida y, finalmente, de manifiesto alcance metafísico. Este último rasgo, ya antes mencionado, se expresa no solo en esos insólitos minutos finales en el que nuestro protagonista se encuentra cómodamente instalado junto a los invisibles habitantes del planeta Trafalmadero, y que no son más que una proyección de sus deseos interiores, habiendo con ello logrado evadirse de la rutina del tiempo convencional. Ese alcance por encima de la realidad cotidiana, se encuentra presente en la manera –tan aparentemente tosca como indudablemente efectiva- con la que Pilgrim adquiere conciencia de que el avión en el que se encuentra como pasajero va a estallar en pleno vuelo, o el modo desarmante con el que señala a su yerno y su propia hija, que sabe exactamente el instante de su propia muerte.

Extraña, impactante, lúcida y divertida al mismo tiempo, SLAUGHTERHOUSE-FIVE puede considerarse sin duda como uno de los grandes films de ese nuevo cine norteamericano que se manifestó ya desde finales de los sesenta, prolongando su incidencia hasta mediados de los setenta, logrando algunos productos realmente magníficos, junto a otros muchos a los que el paso del tiempo ha demostrado la cortedad de sus miras. Sin duda, esta película cabe ser encuadrada en esa primera vertiente, ya que si por un lado es representativa del momento social en que está realizada, por otra responde a la evolución formal que se había adueñado de un cine que iba abandonando todos sus elementos de clasicismo, y de alguna manera en su propio diseño de producción se acerca a tantos y tantos títulos de aquel periodo –como por ejemplo a tres ejemplos tan aparentemente dispares como THE CANDIDATE (El candidato, 1972. Michael Ritchie), JOHNNY GOT HIS GUN (Johnny cogió su fusil, 1971. Dalton Trumbo), o TARGETS (El héroe anda suelto, 1968. Peter Bogdanovich)-.

Junto a esta confluencia de rasgos y complejidades, el film de Hill destaca por una excelente dirección de actores y, por supuesto, por la extraordinaria interpretación que ofrece el joven Michael Sachs –que poco después se incorporaría al reparto de THE SUGARLAND EXPRESS (Loca Evasión, 1974. Steven Spielberg)- de su extraño personaje. Con un físico definido en un semblante inocente y notablemente expresivo en su labor corporal, hay que destacar que en la figura de Sachs se nos muestra la labor de un conjunto de extraordinarios y jóvenes intérpretes norteamericanos, que por aquellos años ofrecieron e impresionaron en sus primeros trabajos en la pantalla, pero cuya andadura en la profesión posteriormente fue rápidamente finiquitada. Y me estoy refiriendo con ello al asombroso Tim O’Kelly de la mencionada TARGETS o el no menos magnífico Timotty Bottoms de la también citada JOHNNY GOT HIS GUN o THE LAST PICTURE SHOW (La última película, 1971. Peter Bogdanovich). Parece que su inclinación por encarnar extraños personajes, no facilitó la continuidad de sus carreras en la pantalla, pese a lograr los mayores hitos de la interpretación cinematográfica de aquellos años, a mi juicio por encima de otros intérpretes y estilos tan aclamados, como los representados por Robert De Niro, Dustin Hoffman, o Al Pacino.

Mas allá de todas estas consideraciones, SLAUGHTERHOUSE-FIVE emerge como un film espléndido, que cumple esa máxima de ir elevando el interés de sus propuestas de forma paulatina e incesante, y que supone una nada velada radiografía de esa Norteamérica que se encontraba auténticamente traumatizada por el episodio del Vietnam, y dominada por unos cambios contraculturales muy pronto desvanecidos por la fagocitación astutamente urdida en el seno del capitalismo más feroz.

Clasificación: 4

27/12/2007 04:09 thecinema #. MIS CRITICAS

Comentarios » Ir a formulario

thecinema

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris